Es natural sentir nervios cuando se aproxima la fecha del examen, el haber estado dedicando mucho tiempo y esfuerzo a superar una oposición hace que exista una gran presión emocional.

Cuando estamos nerviosos nos entran las prisas, ese estado de ansiedad generado por un futuro que no podemos controlar podría afectar al rendimiento del aspirante, por lo que debes mantener la calma durante estos días tan complicados.

Mantener una buena higiene del sueño es fundamental durante todo el proceso, pero cobra una mayor importancia los días próximos al examen. Nuestros alumnos suelen dormir una media de 7 a 9 horas, dependiendo de su estilo de vida y temporada concreta. No hace falta que incrementes tus horas de sueño, ni que te fuerces a seguir una rutina a la que no estas acostumbrado, lo importante es no privarte de sueño justo antes del examen, suficiente para un correcto funcionamiento cognitivo.

Lo mismo ocurre con otras rutinas diarias, evita probar cosas nuevas días antes del examen, podrían generar malestar e interferir en tu rendimiento el día del examen de la oposición a Policía Local. La monotonía hará que tu concentración mejore.

Es importante no olvidar nada el día del examen, prepara tu mochila el día antes y repasa el inventario para no olvidar nada, sobre todo no olvides tu DNI!

Evita las sesiones de estudio maratonianas días antes de las pruebas. Sobre estimular tu cerebro durante estos días podrían resultar en el efecto contrario al buscado, mejor deja descansar esa cabeza 😉

Continua con tu ritual… incluso el día del examen. Cambiar tu rutina por ser un día especial y lleno de incertidumbre no te ayudará. Si por las mañanas sacas al perro a dar un paseo antes de tomar tu desayuno, hazlo, eso te preparará psicológicamente indicando a tu cerebro que no hay nada de que preocuparse.

Contribuye a una actitud tranquila y sosegada evitando charlar y despotricar con tus compañeros más nerviosos. El día del examen abundan los comentarios negativos de todo tipo, fruto de los nervios, antes y después del examen.

Si te sientes nervioso, cierra los ojos y respira profundamente. Esto le calmará físicamente. Recuerda el poder del pensamiento positivo: dite a ti mismo que puedes hacerlo.

Sé estratégico: No pierdas de vista el reloj y prioriza tu enfoque. Tal vez puedas empezar con algunas preguntas fáciles para entrar en calor. A medida que pase el tiempo, es posible que tengas que cambiar tus prioridades. Si tienes poco tiempo, sigue con las preguntas en las que te sientas seguro para poder obtener la mayor puntuación.

Del mismo modo, estar motivado es de gran ayuda, céntrate en la amplia formación que has recibido, las horas interminables de estudio y los cientos de test que has practicado antes de llegar al examen, la seguridad en ti mismo sin duda marcará la diferencia.